11 consejos para operar con CFDs

consejos para operar con cfds

Los CFDs son uno de los instrumentos financieros más utilizados en la actualidad. Son dinámicos, sencillos de utilizar, ofrecen unas rentabilidades enormes y cuentan con unas tasas de entrada bastante bajas, lo que permiten que muchos inversores puedan operar con ellos.

Sin embargo, los CFD’s también son un instrumento que si no se sabe utilizar, puede conllevar a cierto riesgo. Por ello, aquí dejamos una guía con 11 consejos para tener en cuenta a la hora de operar con CFDs.

  1. Utilizar una cuenta demo para comprobar nuestras estrategias
    Si no se cuenta con conocimientos y experiencia razonable en el mundo de las finanzas, la mejor opción es practicar todo lo posible en una cuenta demo.

    Y no solo eso, sino que las cuentas demo también son el lugar perfecto para que los traders expertos puedan poner a prueba sus estrategias sin ningún tipo de riesgo.

  2. Realizar operaciones a corto plazo
    Por sus características, comisiones y requerimientos iniciales, los CFDs se adaptan perfectamente a operaciones a corto plazo (day trading), de horas o días. Para trades de días, meses o, incluso, años, existen otro tipo de instrumentos mucho más óptimos para esas circunstancias.
  3. Utilizar herramientas de análisis técnico
    Un poco en línea de lo anterior va el hecho de que el análisis técnico (aquel que se realiza mediante el estudio de gráficas) es el que mejor se adapta a la inversión con CFDs.

    Al fin y al cabo, no es suficiente tomar decisiones de inversiones a corto plazo basándose solo en un análisis fundamental, que tiende a tener más impacto a largo plazo.

  4. Mantener emociones a un lado
    Esto es un punto básico ya no solo para la inversión con CFDs, sino para las operaciones con cualquier otro tipo de instrumentos. El hecho de mantener las emociones de lado es clave para no caer en acciones no razonadas o no estudiadas.

    Un trader ‘emocional’ puede salir bien una, dos o, incluso, tres veces seguidas, pero hay que tener claro que a la cuarta las pérdidas pueden echar por tierra cualquier ganancia anterior.

  5. No tratar de recuperar las pérdidas
    Al igual que el consejo anterior, éste evoca a cualquier tipo de trading, no ya solo al de CFDs. La máxima, aquí, es clara: si se ha perdido dinero en una inversión, lo mejor es darlo por perdido definitivamente.

    Entrar en una dinámica donde una operación se abre para compensar las pérdidas del anterior no es más que una guía hacia el fracaso.

  6. Controlar apalancamiento
    El apalancamiento es uno de los elementos definitorios de los CFDs, tanto para bien como para mal. Así como permite acceder a una exposición mucho mayor al capital inicial, también puede provocar pérdidas mucho mayores al dinero invertido.

    Por ello, siempre hay que controlar las pérdidas para que no se disparen y provoquen cataclismos inesperados que, posteriormente, son casi imposibles de cubrir.

  7. Utilizar stop loss
    Para controlar el apalancamiento la mejor opción es utilizar la herramienta del stop loss. Básicamente, lo que ésta hace es colocar un límite de pérdidas que, de activarse, cierra la operación de inmediato.

    De no utilizarse, lo más probable es que una caída descontrolada e inmediata de los precios provoque pérdidas demasiado grandes e irrecuperables.

  8. Utilizar el take profit
    El take profit es, sencillamente, todo lo contrario al stop loss. Así, se marca un objetivo de ganancias con el que nos mostramos satisfechos y, tan pronto como ese límite se active, la operación se cierra.

    Con él, el trader no se arriesga a que, luego de que la operación le haya ofrecido las ganancias que buscaba, el precio cambie la dirección de la tendencia y acabe con un resultado mucho más negativo.

  9. Ser realista con el objetivo de ganancias
    En línea con lo anterior va el hecho de que siempre hay que ser realista con las ganancias. Ganar un 1% de beneficios en numerosos trades es mucho más fácil que intentar ganar 10% en unos cuantos, y por ello siempre hay que ser realista con los objetivos.

    Cuanto más realista, más ganancias.

  10. Diversificar
    En el portafolio de todo buen inversor la diversificación es un elemento siempre presente. Diversificar significa cubrir posibles pérdidas en una operación apostando en otros productos diversos.

    Así, por ejemplo, en vez de perder todo el capital en una sola inversión con CFDs sobre el crudo de petróleo, si se abren CFDs sobre el EUR/USD, las acciones de Apple y el IBEX 35, es muy difícil que todas ofrezcan pérdidas a la vez.

  11. Sobre todo, estudiar y practicar frecuentemente
    Por encima de todo, lo que más se necesita a la hora de operar con CFDs es un gran conocimiento, tanto de este producto como de todo el mercado financiero. Sin él, lo mejor que se puede hacer es seguir estudiando y practicando en cuentas demo.